Posted by : Entre Notas Rosa miércoles, 31 de octubre de 2018

31 de octubre del 2018
kienyke.com

El 31 de octubre de cada año, desde 2010, no volvió a ser lo mismo para la familia Colmenares. El Halloween para ellos se convirtió en una fecha de dolor y zozobra.

Desde ese día disfrazan en sus mentes la ausencia de Luis Andrés, el joven que perdió la vida después de una fiesta con un grupo de quienes creía eran sus amigos.

Las preguntas son muchas. Su familia espera que haya justicia y se cierre este caso, uno de los más mediáticos en la historia del país. 








¿En qué va el caso? Desde cuando la madre de Luis se empeñó en descubrir la verdad sobre la muerte de su hijo, pasaron muchas cosas: detuvieron a la novia, Laura Moreno; a su mejor amiga, Jessy Quintero, como sospechosas de estar encubriendo un asesinato, y a Carlos Cárdenas, ex de Laura.

Aparecieron testigos que dieron testimonios falsos, cambiaron fiscales y jueces, para terminar cinco años y medio después en ceros, todos libres y la investigación estancada.

En febrero de 2018 los Colmenares apelaron. La juez absolvió a Moreno y Quintero del proceso por “falta de pruebas”. Luis Alonso Colmenares, padre del fallecido y Jorge Colmenares, su hermano, de inmediato buscaron darle reversa a la decisión.

El objetivo es lograr la casación -esto es que el caso llegue a la Corte Suprema- como última instancia por valorización de pruebas (falta o irregularidad en las pruebas) o errores en derecho.

“Confiamos en los magistrados. Sabemos que se tomarán su tiempo, pero es la oportunidad de hacer justicia y demostrar que la impunidad no ganará”, afirmó Jorge Colmenares en diálogo con KienyKe.com.

Jorge, a sus 23 años y ad portas de terminar jurisprudencia en la Universidad del Rosario, viste formal con traje gris, corbata de rayas moradas y zapatos oscuros. Su cara es seria, ríe poco y la expresión en su ceño es fruncido. Su rostro es parecido al de Luis.

Podría decirse que por poco y son gemelos. Decidió estudiar derecho para evitar que otras personas, como él, tuvieran que sentir el frío de la incertidumbre y la injusticia.

Sus padres han encontrado un poco de paz gracias a la fuerza que les ha dado sentir el apoyo de muchos colombianos. Sin embargo, Jorge dice que Luis Alonso no estará tranquilo hasta que el caso se esclarezca y encuentre un rumbo que solo enrute a la verdad.

Oneida Escobar, madre del fallecido, ha logrado fortaleza mental. A pesar de que confiesa que nunca superará la pérdida de su hijo, siente que pronto la justicia actuará.

Las últimas palabras que Luis le dijo a su hermano antes de salir de fiesta fueron: “Jorge cuídame a la gorda", (como le dicen a su mamá). En ese momento cerró la puerta de su casa y nunca regresó.
“Lo más difícil es levantarme todos los días, caminar unos pasos cerca al cuarto de él y no verlo. Nadie podrá llenar ese vacío”, confesó el estudiante de jurisprudencia.  
El cuerpo de Luis apareció en el caño del Virrey, en Bogotá, el 31 de octubre horas después de haber fallecido. Las pruebas de la Fiscalía indican que su cráneo sufrió golpes provocados por algo o alguien y no por una caída accidental como argumentó la defensa de Moreno y Quintero.

Para los Colmenares esto resulta paradójico porque la premisa también señala que el joven corrió a una velocidad incontrolable que lo llevó al vacío.

“Tendría que haber corrido como a 80 kilómetros por hora. Ni Usaint Bolt (campeón olímpico de atletismo) hace eso. No nos pueden decir que se convirtió en un un atleta de un momento a otro, es ilógico. Lo que sucedió fue una riña que se salió de control”, puntualizó.
¿Los embrujos de Laura Moreno?

Luis Andrés se enamoró de Laura Moreno. Perdió la cabeza por ella y estuvieron juntos hasta el último de sus días. Existe la posibilidad de que haya habido una infidelidad de parte de ella, que habría provocado la discusión entre la pareja de jóvenes que terminó de la peor manera para todos.
“Laura es una mujer que se acostumbró a tenerlo todo. Ella estaba con él y otros hombres. Tal vez se dio cuenta y algo pasó para que se creara una pelea. A lo mejor no midieron que la golpiza terminara en la muerte de mi hermano”.
¿Laura con otros hombres?

“Hay más de 20 interceptaciones a Moreno desde que se inició la investigación del caso. Incluso en uno de los mensajes en el que pide a uno de sus amigos decir la verdad y él le responde que si también debe decir que se dieron besos ese día”, expresó. 

La verdad se encuentra en un vaivén de tire y afloje entre los Colmenares y la defensa de Laura y Jessy. Los testigos falsos del caso solo dilataron el proceso y tal vez por eso no se pudo llegar a un tener la ruta de lo que realmente sucedió esa fatídica noche de Halloween.


“Algunos llegaron a decirnos que sabían la verdad de su muerte. No tenían idea de nada. Buscaban plata o cualquier otra cosa menos colaborar. Aquí muchos se dejaron comprar. Buscaban lucrarse a costa de la verdad”.

Por esa razón es que Jorge y sus padres quieren que sea la Corte en definitiva la encargada de dictar una sentencia justa.  Ninguno de ellos piensa en la posibilidad de que las presuntas responsables de la muerte de Luis queden en libertad.
“Se deben asumir los actos. No debieron agrandar tanto el caso. Se hubiera podido evitar tanta espera. Cuando uno comete errores lo normal es asumirlos”.
Jorge aspira a ser un abogado exitoso e incluso incursionar en política, tal vez en el Concejo de Bogotá. Tiene su grupo de amigos y sus padres nunca le han prohibido salir a pesar de lo que sucedió con su hermano. 

“Trato de presentar mis amigos y que sepan con quien estoy. Con mi hermano a lo mejor no fue así porque quienes decían ser sus amigos fueron los que hicieron todo esto”, dijo, muy serio y confiado en cada palabra que pronunció.

La vida de los Colmenares cambió y no va ser la misma. Salen a almorzar los fines de semana, ríen y comparten, lo normal en cualquier familia. Hacen los mismos planes como cuando estaba Luis. La diferencia es que, una vez terminan las jornadas, llegan a casa y el cuarto de quien era estudiante de la Universidad de los Andes permanece vacío, solo, desde hace ocho años y ya no espera por el regreso de alguien que salió a una fiesta de Halloween disfrazado de demonio para convertirse en una alma que busca paz.

“Si pudiera devolver el tiempo no acompañaría a mi hermano por el disfraz. Hubiera evitado de cualquier forma que fuera a esa fiesta que terminó con todo”, Jorge Colmenares. 



Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20