Posted by : Entre Notas Rosa viernes, 28 de septiembre de 2018

Reincorporados de las FARC le sacan el jugo a frutas y verduras del Guaviare.

Durante cinco días, 12 excombatientes del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de San José del Guaviare recibieron formación del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ICTA), de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), en buenas prácticas de manufactura.

BOGOTÁ D. C., 26 de septiembre de 2018 — Agencia de Noticias UN-

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co


Las grandes distancias y las difíciles condiciones de las carreteras para llegar hasta el Guaviare, además del hecho de que los intermediarios no suelen pagar el precio justo por los alimentos, son algunas de las razones que dificultan la comercialización de los productos, y por ende afecta la calidad de vida de los habitantes de la región.

“El país se está perdiendo la oportunidad de conocer el potencial nutricional que tienen frutas como azaí, canangucha, seje y copoazú –típicas de la región–”, afirma el ingeniero de alimentos José Wilson Castro, magíster en Ciencia y Tecnología de Alimentos de la U.N.

Tampoco se conoce en profundidad la proyección de los cultivos de yuca, plátano, maíz y caña panelera, entre los más significativos, junto con arroz, cacao y fríjol, ampliamente producidos en la zona.


Por eso, entre las alternativas de comercialización se encuentra, por ejemplo, la transformación de las frutas en pulpas, néctares, mermeladas, almíbares, encurtidos o salsa de tomate.

Aprovechando la infraestructura básica del Espacio Territorial, como licuadoras y ollas convencionales, los excombatientes aprendieron a optimizar ciertos procesos de transformación de los alimentos. Paralelamente profundizan en la idea de negocio.

El ingeniero de alimentos Jorge Sandoval, especialista en seguridad y calidad alimentaria, señala que con los alumnos se hizo un primer ensayo de elaboración de mermelada de piña y maracuyá para demostrarles que se trata de procesos de una gran versatilidad en los que no hay solo una fórmula, sino que además se pueden realizar diversos tipos de mezclas.


En el caso de los tomates se ensayó la elaboración de encurtidos y salsas. Los pimentones se convirtieron en polvo a partir de un proceso de troceado y secado en un equipo de deshidratación por convección, a una temperatura de 60 oC, durante cerca de 24 horas. El producto es ideal para aderezos.

El ingeniero destaca que no se trata de procesos complejos, pero sí se requiere de ciertas condiciones climáticas y de higiene para llevarlos a cabo. En el caso de la zona del Guaviare es importante tener en cuenta que se pueden alcanzar temperaturas de hasta 40 oC y es necesario preservar la inocuidad de los alimentos.

En ese sentido, “la materia prima usada pasó por procesos de pasteurización, a una temperatura entre 70 y 90 oC durante tres a cinco minutos, para luego pasar a una etapa de enfriamiento rápido”, explica el especialista en seguridad y calidad alimentaria.


Aunque la mayoría de los reincorporados manifestó su interés en este tipo de procesos con el fin de consolidar su propia empresa, los expertos del ICTA les aconsejan tener como prioridad los mercados regionales, para luego iniciar una etapa de expansión que incluso les permita exportar.

Esta actividad forma parte del proyecto “Espacios de Re-Conocimiento para la Paz”, liderado por la Vicerrectoría Académica de la U.N., en el cual participa el ICTA.

(Por: fin/JCMG/dmh/LOF)



Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20