Posted by : Entre Notas Rosa lunes, 18 de junio de 2018

¿Por qué a muchas mujeres sienten una frustración que raya en la ira cuando los hombres se relajan? ¿Y por qué los hombres eligen descansar mientras sus parejas trabajan duro en la casa? Pronto exploraremos las respuestas a estas preguntas en profundidad, pero primero debemos entender que, aunque hay muchas otras cuestiones sobre las que muchas parejas discuten, como sexo, dinero,crianza de niños e incluso cosas menores como la posición del asiento del inodoro, las tareas del hogar son las desencadenan más guerras y discusiones.




Si un hombre realmente quiere poner nerviosa a su esposa, debe simplemente acostarse en la cama un viernes o un sábado por la tarde. Estos momentos de descanso son algo que los hombres aman y la mayoría de las mujeres aborrecen o más bien se enojan con los hombres porque las disfrutan. Por lo tanto, se crea una gran fricción, y a pesar de su relativa insignificancia como puede ser tomar una siesta o sentarse en el sofá, estas acciones tienen una influencia significativa en la relación.

Por supuesto, no podemos generalizar sobre todos los hombres y mujeres, y siempre hay excepciones. Pero si has leído hasta aquí, probablemente puedas identificarte con lo que lees y ahora quieras entender por qué se produce esta situación y cómo puedes cambiarla. Para empezar, te invitamos a ver el tema desde dos perspectivas diferentes. Continúa leyendo para descubrir por qué las mujeres se sienten frustradas y enojadas cuando los hombres descansan, y por qué los hombres descansan cuando las mujeres quieren que limpien:

Diferentes perspectivas de hombres y mujeres

Como ya dijimos, a la mayoría de los hombres les gusta relajarse y la mayoría de las mujeres responden con gran frustración a esta acción. Este es un caso clásico en el que ambos géneros tienen visiones del mundo contradictorias que pueden conducir a muchos enfrentamientos y discusiones.
Entonces, ¿cuál es este punto de vista?

Para los hombres, el hogar es un refugio del trabajo y de las diversas presiones que enfrentan en todos los demás entornos. El hogar es donde acuden a relajarse después de que se hayan "ganado" este derecho, y sienten que tienen derecho a relajarse. Pero, ¿es esto realmente cierto? Cuando un hombre entra a su casa, no ve un caos o un desorden. No ve los platos en el fregadero, el lavaplatos que debe ser reparado, el color desteñido de las paredes o la silla rota para reemplazar. Lo que sí ve es un sofá largo y suave o un cómodo sillón delante de un televisor: busca el lugar perfecto para descansar y recargar las pilas.

Las mujeres, por otro lado, ven una canasta llena de ropa sucia, un refrigerador vacío que significa otra cena rápida e insalubre, facturas impagas que podrían convertirse en problemas, polvo en las esquinas de la habitación burlándose de sus esfuerzos de limpieza y otros signos de cosas a punto de salirse de control. Incluso una mujer que trabajó todo el día se sentirá frustrada, estresada y decepcionada consigo misma si regresa a una casa sucia en la noche. Para muchas mujeres, este escenario representa una visión del mundo muy realista, que algunas mujeres conocen y otras no.


Entonces, ¿quién tiene razón y quién está equivocado?

La respuesta a esta pregunta es ninguno de los dos, pero esto no evita que las mujeres se sientan frustradas cuando hay cosas que hacer en la casa y sus parejas ya se han dirigido al sofá. Esto lleva a los hombres a sentir que están siendo molestados todo el tiempo. Por supuesto, siempre hay excepciones, pero este es el caso entre muchas parejas y, por desgracia, es imposible ignorar las diferencias en las mentalidades de los hombres y las mujeres. La mejor manera de resolver estos problemas es llegar a un entendimiento de las perspectivas de los demás. Intentemos presentar esta situación desde una perspectiva femenina de una manera que un hombre pueda entender, y viceversa.

Queridos hombres, imaginaros que teneis un plazo para completar un proyecto muy importante dentro de un año. Aunque el plazo es relativamente largo, el proyecto resulta ser el más importante de vuestra vida, por lo que no estáis dispuesto a correr ningún riesgo. Habéis creado un cronograma rígido y detallado para ti y para todos los miembros de tu equipo porque sabéis que cualquier demora o negligencia puede poner en peligro todo su futuro. Entonces llega un día en que planeáis dedicar todos  los recursos a este proyecto, y uno de sus socios de repente se pone de pie y dice: "Creo que iré y descansaré un poco".

Está claro que ahora probablemente estés pensando que esto es solo una metáfora exagerada. "Si no se hace hoy, nada malo le sucederá a mi familia" es una idea bastante normal para un hombre en tal escenario, pero hay que entender que la mayoría de las mujeres no piensan así. Para ellas, cada pequeña demora es perjudicial para su proyecto de vida, y si eres es responsable de ello, entonces ellas sienten que simplemente no te preocupas por ellas ni por vuestra vida en común.


Estimada dama, imagina que estás ingresando en un lujoso spa. Te quitas la ropa, te das una ducha, te pones una bata de baño suave, y justo cuando planeas entrar al agua, el gerente del spa entra y dice: "¡Genial! Llegaste justo a tiempo para limpiar el jacuzzi. " Si tal situación ocurriera en la realidad, es razonable suponer que saldrías del spa, pero desde una perspectiva masculina, esta es una respuesta perfectamente comprensible.

Es posible que te preguntes que tiene esto que ver con tu vida hogareña, porque no es realista descansar y disfrutar todo el día; se necesita mantenimiento constante para "disfrutar del spa" y tienes razón. Los hombres simplemente tienen una forma diferente de pensar sobre algunas de las tareas del hogar que considera necesarias para el hogar. Pueden ignorar por completo la "bañera sucia en el spa" porque simplemente disfrutan de relajarse en su hogar compartido y, a veces, tus solicitudes perjudican su capacidad para hacerlo.



¿Cómo combinar estos dos puntos de vista?

Si has llegado hasta aquí, probablemente ya entiendas por qué los hombres aman y tal vez necesitan su descanso. Y chicos, ahora entienden por qué es difícil lograr que su pareja acepte el hecho de que les gusta llegar a casa y sentarse frente al televisor o dormir hasta tarde y no hacer nada el sábado.

Ambas partes deben tener claro que hay cosas que deben hacerse: cuidado de niños, pago de facturas, preparación de alimentos y cosas similares. Si no hay acuerdo sobre estas tareas esenciales, debe establecerse lo antes posible para evitar peleas innecesarias, y luego uno puede encontrar el equilibrio entre el deseo del hombre de descansar y el deseo de la mujer de tener un hogar limpio y ordenado.

El proceso de equilibrar las perspectivas masculina y femenina difiere entre cada par. El método que se adaptará a ti y a tu cónyuge probablemente no sea exactamente el mismo que el de cualquier otra pareja, pero al menos debes seguir estas recomendaciones generales:

Sois una pareja, pero también sois personas diferentes y cada parte tiene sus propios deseos, los debéis respetar incluso si no los comprendeis.

A lo largo del artículo, se ha hecho una referencia general a hombres y mujeres, pero, por supuesto, la realidad no está dividida de esa manera. Puede ser que en tu relación la situación sea algo diferente y tal vez incluso revertida, y no pasa nada.

Una relación no puede existir sin una voluntad de compromiso, pero hay problemas que no se pueden comprometer, y se debe encontrar una manera de lidiar con ellos. Es posible adoptar un mecanismo de veto que cada cónyuge puede adoptar una vez a la semana o un mes en relación con una tarea específica o un cierto día de descanso.

Fuente imagen:  lisaclarke






Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20