Posted by : Entre Notas Rosa miércoles, 16 de mayo de 2018

*La formación ética de abogados para hacer frente a la crisis de la justicia.

*El espacio académico tuvo su origen debido a los recientes actos de corrupción en las altas cortes de Colombia.

Judy Montoya, docente de la Universidad de los Andes, durante el conversatorio Crisis en la Justicia Colombiana.

A los estudiantes de derecho y abogados del país les corresponde velar por la justicia colombiana, por lo que es importante que cuestionen su labor social y su deber como abogados, fue una de las reflexiones propuestas por Juny Montoya, profesora de la Universidad de lo Andes, durante el conversatorio Crisis en la justicia colombiana, realizado el martes, 8 de mayo, en el marco de la Semana de Derecho en Uninorte.

El conversatorio giró en torno al papel de la ética en la formación de abogados del país. “Discutir sobre la preocupación en la crisis de la justicia colombiana y pensar en cómo, desde la academia, podemos contribuir a la mejora de esta situación”, fue el objetivo del evento según Silvia Gloria, decana de Derecho, Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de Uninorte, quien participó en el evento.

Debido a los recientes actos de corrupción en las altas cortes del país, los cuales han generado un círculo de tensión frente a las instituciones con las que la sociedad cuenta para hacer justicia, Montoya explicó que este tipo de espacios se hacen necesarios para pensar “en la formación ética de los futuros abogados”, enfatizó.

“No es simplemente hablar de ética en las clases”, manifestó la docente, aclarando que la importancia también está en generar en los estudiantes el desarrollo de competencias asociadas a la sensibilidad moral y a la capacidad de entendimiento de las dimensiones éticas de las situaciones que se le presenten como abogado o como juez.

A lo largo de la conferencia, habló de dos tipos de currículos que se pueden estar enseñando a los estudiantes de derecho. El currículo oficial, que es el formalista, centrado en la producción de técnicos jurídicos; y el currículo oculto, que da mensajes explícitos como “el derecho es una cosa y la moral otra”, puntualizó Montoya.

¿Qué debería pasar dentro de la formación jurídica para promover la ética?

La docente expuso que la identidad, el sentido y el propósito son implicaciones necesarias para la formación ética de los estudiantes. “Les falta motivación para actuar en consecuencia de la decisión ética”, sugirió.

También manifestó que, dentro de la práctica de la profesión, “se debería poner en práctica la toma de decisiones”, es decir, que los estudiantes puedan tener la oportunidad de analizar y dar respuesta a dilemas éticos, a través de cursos disciplinarios que estén dentro del currículo de derecho.

Hablar de los principios éticos de la profesión jurídica y de la reflexión sobre los fines y valores del derecho, fueron otras propuestas que dio Montoya, para que sean contenidos de la carrera. “Debemos promover la ética transversal como una formación integral, en la que los estudiantes jueguen un papel fundamental”, indicó.

Por Génesis Navarro

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20