Posted by : Entre Notas Rosa lunes, 14 de julio de 2014

Por Ignacio Rafael Escudero Fuentes
Ex futbolista de la selección juvenil de futbol de Colombia, Chile 1974.

Se acabó el Mundial de Fútbol, Brasil 2014, inolvidable para muchos y considerado el mejor realizado a la fecha, por las sorpresas, goles, el buen desempeño de los cafeteros, la excelente campaña de los Ticos, la prematura salida de varios campeones mundiales,  que,  a decir verdad antes de la inauguración eran considerados seguros al título (España, Inglaterra, Italia).

Si a lo anterior, agregamos el inconformismo de los brasileños que a diferencia del resto del mundo, no querían que se realizara el máximo evento ante las astronómicas cifras invertidas, otros hablan de gastos, se estima en más de 14.000 millones de euros, en un país donde buena parte de la población vive en pobreza extrema, solo con echar una mira a las favelas se puede comprobar la rebeldía  popular.

Pero tranquilo, el artículo no está orientado a describir la problemática de Brasil, eso incumbe al gobierno con su pueblo. Aquí vamos más bien a mencionar algunos aspectos relevantes del máximo evento deportivo del mundo.

Lo bueno, a pesar de las críticas por el atraso de las obras en los escenarios deportivos y equipamiento urbano, ante la faz del mundo el gobierno y la FIFA cumplieron. Vimos estadios que parecen hoteles 5 estrellas, la trasmisión excelente, las vías de penetración totalmente equipadas, no escuché quejas.

Referente a la organización y desarrollo del mundial desde el jueves 12 de junio hasta el domingo 13 de julio, podemos afirmar que los eventos de la FIFA son impecables,  en cuanto a los tiempos, protocolos, etc. En materia deportiva, pienso que el mundial es una versión mejorada de México 1970, Italia 1990 y Francia 1998.

La asignación de Fair Play o “juego limpio” a la Selección Colombia”, merecido por demás. Reafirma con ello que,  la jugada infortunada de la lesión de Neymar,  fue propio de este deporte de contacto, desprovisto de una conducta intencional.

Lo malo, que la FIFA haya metido la mano al partido de Colombia con Brasil, con la benevolencia del árbitro español que no merece mencionar su nombre en este artículo.

Desde un principio expresé mi inconformismo porque este “señor” en Europa, sobre todo en el fútbol español se conoce como demasiado localista y permisivo con el juego violento. Aquí se frustró la esperanza de los amantes al buen fútbol que en otrora tenía Brasil, hoy, lo tiene Colombia. Ojalá los colombianos, los directivos de la Federación, tengamos referenciado al árbitro para futuras confrontaciones internacionales, sobretodo en el Mundial de Rusia 2018.

Lo feo, el descaro de la FIFA de escoger a Lionel Messi como el mejor futbolista del Mundial, cuando por encima de la “Pulga”, estuvieron futbolistas como James Rodríguez, Arjen Robben, Thomas Muller, entre otros.

Dejo claro que, para mi Messi por lo que he visto jugar en el Barcelona, es el mejor del mundo, pero no fue el mejor del Mundial. También lo dijo el astro argentino Diego “Pelusa” Maradona.

Adenda 1: Pekerman debe continuar, no importa el reajuste salarial que, los colombianos, tenemos que pagar. La alegría que nos proporcionó, reflejada en cada partido y reafirmada el día que arribaron al país, no se puede tasar en valor monetario. Tampoco, ni se compra ni se vende.

Adenda 2: La Federación, debe amarrar el contrato con una clausula donde Pekerman, asuma no solo como técnico de la Selección de Mayores, sino como Director del fútbol colombiano en todo sus niveles (Infantil, Pre Juvenil, Juvenil) para que, su conocimiento y experiencia la siembre en “Piscis” Restrepo, Leonel Álvarez, Alberto Camero, Eduardo Lara...

Adenda 3: A James Rodríguez le “tumbaron” la bota de oro, también pretenden hacer con el mejor gol.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20