Posted by : Entre Notas Rosa miércoles, 28 de mayo de 2014



Lágrimas y rostros desencajados fueron el común denominador en la despedida.

 
Los cadáveres de los menores serán trasladados desde Barranquilla hasta Fundación.
Foto: Vanexa Romerro / EL TIEMPO
Los cadáveres de los menores serán trasladados desde Barranquilla hasta Fundación.
Eran las 7:55 de la mañana de este miércoles cuando empezaron a sonar las trompetas de dos policías de rostros serios. Inmediatamente todas las personas que estaban en las afueras del Instituto de Medicina Legal, de Barranquilla, dejaron de moverse. 

Los uniformados tocaron durante un minuto el toque militar fúnebre, aquel con el que rinden homenaje a las víctimas. (Vea las imágenes del sepelio de los niños de Fundación)
Alrededor de los músicos había decenas de periodistas, funcionarios de la Alcaldía de Barranquilla, la Gobernación del Atlántico, la Personería Distrital, algunas entidades invitadas y decenas de curiosos. (Vea el especial 'Recuerdos de 33 sonrisas')

Justo al término de la triste música algunas mujeres lloraban con las manos puestas en el rostro, y hasta algunos policías, quienes tenían sus manos derechas a la altura de su frente, ofreciendo honras, arrugaron la cara demostrando dolor.

Frente al instituto se abría un camino ancho demarcado por 160 policías, quienes marcaban el inicio del sentido viaje de despedida que tendrían los 32 niños que fallecieron en la tragedia de Fundación (Magdalena), el pasado domingo 18 de mayo.

Uno de los niños, de 7 años, quien estaba siendo tratado en el Camino Universitario Adela de Char, falleció el pasado jueves en la noche, y por tal razón fue fácilmente identificado y posteriormente sepultado en Fundación.

Antes de que la corta ceremonia terminara un capellán de la Policía Metropolitana de Barranquilla y un líder espiritual de la Iglesia Unida de Colombia rogaron por las almas de los niños y dieron las gracias por el apoyo que han recibido y seguirán recibiendo las familias de los menores.

A las 8:05 de la mañana cuatro motocicletas de la Policía y 6 necromóviles (minibusetas), salieron con los cuerpos desde Medicina Legal hacia el municipio donde ocurrió la desgracia.

Decenas de niños acompañados de profesores y padres se asomaban a la carrera 21 para ver la caravana, y mientras esta pasaba ellos ondeaban pañuelos y banderitas blancas. También era común ver adultos con los ojos llenos de lágrimas y los rostros desencajados a lado y lado de la calle.

Hacia las 9 de la mañana la caravana de Medicina Legal atravesaba el río Magdalena. Para este instante, al menos unos 500 motociclistas seguían aquella triste procesión.

Al iniciar el territorio del Magdalena los restos de los niños también fueron acompañados por las autoridades de dicho departamento, hasta su llegada a Fundación.

José Antonio Segebre, Gobernador del Atlántico, se mostró compungido y expuso que en repetidas ocasiones y con rostro de impotencia que "esa tragedia no debió suceder".

Además remarcó que las autoridades y la comunidad tienen un compromiso importante para que estos eventos acontezcan nuevamente en Colombia.

Jaime Verdugo, secretaría del interior del Atlántico, aseguró que el sábado pasado las autoridades se movilizaron hasta el municipio de Candelaria porque, al parecer, había un bus que estaba transportando combustible ilegal, pero se trataba de un vehículo cargado de aceite. Esta oportuna respuesta se dio gracias a la ayuda de la comunidad, la cual se preocupó en dar parte de la situación a las autoridades.

DANIEL ESCORCIA LUGO
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20