Alcaldía anunció inversiones para obras en Riohacha

La alcaldesa encargada del Distrito de Riohacha, Isseth Tatiana Barros Brito anunció la construcción de varias obras para su jurisdicción t...

Posted by : Entre Notas Rosa sábado, 28 de octubre de 2017

Cuando tu cuerpo está tratando de combatir una infección, es probable que el médico te recete antibióticos. Sin embargo, como la mayoría de nosotros sabemos, el medicamento en sí puede afectar la salud y las bacterias intestinales. Los antibióticos están diseñados para matar las bacterias en del cuerpo, y aunque eso es bueno en condiciones como la faringitis estreptocócica o la bronquitis, los antibióticos no pueden distinguir la diferencia entre las bacterias malas y las útiles que viven en el intestino y la boca. Por lo tanto, estos pocos consejos clave te ayudarán a cambiar la dieta y estilo de vida, manteniéndote saludable durante el curso del tratamiento con antibióticos mientras reemplazas las bacterias esenciales.


1. Evita los principales alérgenos y azúcares

Mientras tomas los antibióticos, hay algunos alimentos que definitivamente querrás evitar, principalmente gluten, lácteos y azúcar. Todos estos son alérgenos muy comunes, lo que ayuda a eliminar las posibles fuentes de inflamación o posibles procesos de enfermedad.

Cuanto menos azúcar tome una persona, menos azúcar pueden comer las bacterias, lo que limita su capacidad de crecer y dividirse. Los azúcares suprimen la capacidad de nuestros glóbulos blancos para comer bacterias. La eliminación de estos azúcares puede ayudar a disminuir otro problema que surge comúnmente en las mujeres que toman antibióticos: infecciones por hongos. Lo que significa que en las mujeres, los antibióticos permiten el crecimiento excesivo de levadura.

2. Come más alimentos probióticos

Mantenerse saludable durante un tratamiento con antibióticos no se trata solo de quitar determinados tipos de alimentos, también hay ciertas cosas que hay que agregar a la dieta, predominantemente, los probióticos. Si eres sensible a los productos lácteos, compra alimentos como el yogur o el kéfir, o incluso la sopa de miso, todos los cuales son ricos en probióticos.

También puedes tomar suplementos de probióticos, ya que la dosis óptima de alrededor de 5 billones es difícil de obtener solo de los alimentos. Opta por cepas como saccharomyces boulardii y / o lactobacillus rhamnosus, que son buenas para tomar mientras tomas antibióticos. También puede ser mejor ingerirlo en forma de polvo, ya que esto funcionará más rápido y de manera más eficiente.

3. Mide el tiempo de consumo de los probióticos

Cuando tomes un tratamiento con antibióticos, es posible que debas tomar píldoras de una a cuatro veces al día. Por lo general, se requiere que lo hagas con la comida y por lo tanto, puede ser tentador tomar probióticos al mismo tiempo, pero esto solo cancelará todos los efectos útiles. Aquí hay un ejemplo de lo que debes hacer:

Por la mañana, puedes tomar el antibiótico con un huevo cocido, luego esperar una hora y tomar una taza de yogurt griego rico en probióticos como un refrigerio a media mañana. Luego, puedes tomar un bocadillo de kimchi por la tarde antes de tomar el antibiótico con la cena. Si vas a tomar probióticos en forma de cápsula, considera tomarlos a media mañana y a media tarde, esto te ayudará a llevar el día antes de agregar otro antibiótico a la mezcla.



4. Cuida los niveles de estrés

Estar enfermo es estresante, especialmente si tu enfermedad te ha impedido desempeñarte en el trabajo o mantenerte al día con otras obligaciones. El estrés puede empeorar la salud, particularmente cuando estás tomando antibióticos.

Además, el "cortisol", nuestra hormona del estrés, compromete la integridad y la capacidad de absorción de nuestro sistema digestivo. Lo que significa que el cuerpo tendrá más dificultades para absorber los probióticos y ayudar a repoblar las bacterias intestinales. Para darle al cuerpo la mejor oportunidad de repoblar el intestino con buenas bacterias, elimina los hábitos que pueden elevar el cortisol como el tabaquismo, el consumo de alcohol, el ejercicio excesivo y el consumo de alimentos a los que eres alérgico o sensible. Asegúrate de descansar mucho y relajarte.

5. Consume alimentos ricos en vitamina K
La vitamina K es un nutriente importante que está involucrado en la coagulación de la sangre, la curación de heridas y la salud de los huesos. La ingesta diaria adecuada de vitamina K es de 90 microgramos para las mujeres y de 120 microgramos para los hombres. Pero cuando tomas antibióticos, destruyes las bacterias que producen vitamina K. Esto significa que debes aumentar su ingesta durante el tratamiento con antibióticos. Opta por alimentos como verduras de hoja verde oscuro, que también contienen muchos antioxidantes y fitonutrientes.
6. Consume alimentos ricos en vitamina B12
La vitamina B12 es necesaria para el correcto desarrollo de los glóbulos rojos. Ser deficiente en B12 puede provocar anemia. En parte, es producido por bacterias intestinales sanas y, por lo tanto, debe aumentarse durante el tratamiento con antibióticos. Sus mejores fuentes son los pescados, particularmente el salmón, la carne roja y los productos lácteos.
7. Consume alimentos ricos en ácido fólico
Las bacterias intestinales también producen ácido fólico. Por lo tanto, tiene sentido agregar algunos alimentos ricos en este nutriente a la dieta después de un tratamiento con antibióticos. El ácido fólico también es importante para el cerebro, los músculos y la salud de los ojos. También es esencial para el desarrollo adecuado de glóbulos rojos. El folato también puede ser útil en la prevención del cáncer de ovario y de colon, así como de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Sus fuentes más ricas son las espinacas, las remolachas, los cacahuetes y las verduras de hoja verde.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20