En el Cesar: 'El Riesgo No se Va de Vacaciones'

Es la campaña de la Unidad Nacional del Riesgo de Desastres , que apoya el gobernador Franco Ovalle Angarita. A través de la Oficina D...

Posted by : Entre Notas Rosa jueves, 15 de junio de 2017

13 de Junio del 2017


Por: Javier Borda
Fuente kienyke.com

Todos deberíamos hacer esta reflexión sobre el trabajo de aquellos encargados de contar las noticias en Colombia.

– Son las siete de la mañana, 35 minutos, y saludamos de nuevo en Caracol (Radio) al doctor Carlos Eduardo Valdés, director de Medicina Legal. Doctor Valdés, ¿qué tal?

– Muy buenos días, Darío (Arizmendi), a usted y todo su equipo.

– Óigame, usted no se cansa… ¿cuánto lleva usted en el Instituto de Medicina Legal?
– Orgullosamente, seis años, dos meses.

– Y los tiene bien contados (hay risas de ambos interlocutores)… pero uno viendo cadáveres todo el día, haciendo necropsias, dirigiendo aquí, dirigiendo allá… ¿usted duerme divinamente? –pregunta Darío.

– No. Hay momentos en donde la violencia tan severa que conocemos en el Instituto, no solamente a mí sino a mis colegas, nos quita el sueño. Son muchas las ocasiones en las que no podemos dormir tranquilos.

Al escuchar el inicio de esa entrevista en la mañana de este martes 13 de junio, pensé en lo duro que debe ser trabajar con cadáveres, desde luego, pero también en lo que debe (debemos) soportar todos los días un periodista colombiano para cumplir con su trabajo.

Imagínese usted tener que hablar todos los días de cosas así: cada día abandonan a dos ancianos en Bogotá; hay un ataque con escopolamina en la capital cada diez horas; de violaciones diarias a niños y niñas recién nacidas (de hecho las víctimas menores de 10 años representan el 72 % de casos de violencia sexual en el país); de nuevos homicidios y brutales feminicidios.

Y si eso no bastara, tener que contar los miles casos de corrupción, los escándalos, los robos callejeros, los asesinatos, las desvergüenzas de los políticos, los descaros de las guerrillas y, en el plano internacional, las muertes en Venezuela, la tragedia de miles de refugiados olvidados en Europa, los ataques de Isis, en fin…

Si recordamos que el periodista, fuera de todo, debe soportar ahora los insultos en redes sociales, la pregunta es válida: ¿Quién puede dormir así tranquilo? ¿Quién puede dormir divinamente mientras este mundo produce noticias dignas del apocalipsis?

… Quizás por eso algunos dicen que el periodista nunca duerme.

Twitter: @javieraborda

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20