Alcaldía anunció inversiones para obras en Riohacha

La alcaldesa encargada del Distrito de Riohacha, Isseth Tatiana Barros Brito anunció la construcción de varias obras para su jurisdicción t...

Posted by : Entre Notas Rosa jueves, 23 de febrero de 2017

Por Jaime Bonet
Publicado el 4 de Septiembre de 2016 12:00 am
eluniversal.com.co



La crítica situación económica y social del departamento del Chocó fue de nuevo noticia nacional. 


Con un nuevo paro en Quibdó, los chocoanos reclamaron la adopción de medidas correctivas al gobierno nacional. Suele concluirse que la solución es que intervenga la administración central. 

Sin embargo, no debe perderse de vista que sectores como educación y salud llevan varios años intervenidos por organismos nacionales sin cambiar el bienestar de los chocoanos.

La salud del Chocó estuvo manejada por la Superintendencia Nacional de Salud entre 2007 y 2013, cuando se realizó la intervención técnica y administrativa de DASALUD del Chocó y se designó como agente especial interventor a la Fiduciaria La Previsora. 

En esos siete años se asignaron seis agentes interventores que no mejoraron el sistema de seguridad social chocoano. Ante este fracaso, el gobierno nacional levantó la medida de intervención de DASALUD y ordenó su liquidación. 

Le correspondió al gobierno departamental asumir de nuevo la administración de este servicio básico y se creó la Secretaria de Salud como una dependencia dentro de la estructura del Departamento del Chocó en 2013.

Por su parte, la educación del Chocó está intervenida por el Ministerio de Educación Nacional desde 2009. La medida se consideraba temporal, inicialmente por tres años. 

No obstante, por los incumplimientos reiterados en los compromisos asumidos por la Gobernación del Chocó, fue extendida por doce meses en 2012. Luego, se prolongó la medida en dos ocasiones más en los dos años siguientes hasta completar cinco de intervención. 

Cumpliéndose este plazo, se determinó en 2014 una nueva medida correctiva temporal que va hasta 2018. Como en el caso de la salud, se estableció que las transferencias para educación serían manejadas por una fiducia, en esta ocasión con la Fiduciaria Alianza.

Dentro de los argumentos expuestos para las medidas de control en la educación en 2009 se encontraba que el pasivo educativo era de $37.775 millones. En la justificación para prolongarlas cuatro años adicionales se decía que ese pasivo, a pesar de la primera intervención, aumentó a $ 91.773 millones.

Los resultados en el Chocó luego de varios años de injerencia envían un mensaje de que la intervención desde Bogotá no necesariamente asegura que mejoren las condiciones en los territorios. En esta tarea es fundamental vincular a los locales en la implementación de las medidas impulsadas.

jbonetmo@banrep.gov.co

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20