Posted by : Entre Notas Rosa martes, 6 de diciembre de 2016

Por:  diciembre 5, 2016



¿Llegó la hora de pensar en la pena de muerte?




Por: Mauricio Cárdenas, periodista de KienyKe.com

Es imposible que este texto no empiece con sentimientos de rabia y dolor. Es imposible aguantar las lágrimas, así como también es imposible dejar de pensar en mi hija, de cuatro años, mientras voy golpeando con indignación el teclado.

Aunque no me puedo quitar la envestidura de periodista, así como el médico nunca deja de ser médico, quiero aclarar que estas líneas las escribo sin la rigurosidad de mi profesión, con la que tengo que ser cauto, esperar la versión oficial, respetar a los victimarios y enviar el mensaje sin que en él esté implícita mi opinión personal. Es triste levantarse, prender el televisor y ver en la pantalla a un humilde hombre, padre de familia, explicándole a un periodista, como yo, cómo un sujeto raptó a su hija de siete años, 24 horas antes, mientras que en el baner del noticiero está escrito en letras mayúsculas “ESTUPOR POR ASESINATO DE NIÑA DE 7 AÑOS”. Mi hija, repito, tiene 4 y dormía plácidamente a mi lado. No evité darle un beso en la frente mientras pensaba en la pequeña e inocente Yuliana Andrea, como se llama la victima de hoy.

Como muchos padres habrán hecho después de conocer la noticia de la muerte de Yuliana Andrea, agradecer a Dios, al cielo o a sus santos el bienestar de sus hijos e hijas, yo, que no soy un religioso ejemplar, también lo hice y tracé en mi mente un mapa de amenazas con las que mis hijos pueden estar conviviendo mientras no estoy a su lado.

El agresor está bajo custodia; siguiendo las reglas periodísticas, aún es presunto, pero todas las pistas, versiones y pruebas apuntan a que el reconocido (porque tiene dinero y hace parte de una familia prestante) arquitecto Rafael Uribe Noguera fue quien se llevó, violó y asesinó a la pequeña hija de una familia que llegó a Bogotá desde el Cauca hace cuatro años.

Creo y estoy convencido de que nadie debería quitarle la vida a otra persona, pero también creo que en un país tan violento, corrupto y desigual como lo es Colombia, las penas privativas de la libertad por la comisión de algunos delitos deberían ser muchísimo más severas. Hasta la pena de muerte debería existir.

Mientras en Colombia se crea el ambiente necesario para discutir la posibilidad de la pena de muerte para delitos graves, es hora de que el Congreso estudie la cadena perpetua para violadores y asesinos de menores de edad, así como es hora de que los corruptos, sean políticos, empresarios, contratistas, que se roban el dinero del pueblo paguen severamente sus culpas.

Otra opinión muy personal: A personas como Rafael Uribe, si son culpables de lo acusado, deberían aplicarles la pena de muerte, no encarcelarlos, un hombre de esta calaña, como muchos más, no debería respirar el mismo aire que respiraron en algún momento sus inocentes víctimas. Los impuestos de los colombianos de bien no deberían ser utilizados para darle techo y comida a un hombre que hizo lo que este desgraciado le hizo a Yuliana Andrea Samboni Muñoz. Paz en su tumba.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20