Antonio Celia: “La entrega de armas es el acto más importante para la paz”

El presidente de Promigas, Antonio Celia Martínez-Aparicio hizo la afirmación, al indicar que con esta acción se cristalizarán los Acuerdos...

Posted by : Entre Notas Rosa miércoles, 24 de agosto de 2016

Por:  


Ojalá usted no prefiera ser un feliz ignorante.

Las personas que se enteran de la situación del país viven más preocupadas y deprimidas. Aun así, ojalá usted no prefiera ser un feliz ignorante.

Es mejor vivir verdades dolorosas que deambular sin reconocer lo que pasa, que es lo que le sucede a la mayoría de colombianos.

En cifras, quienes se enteran de lo que acontece en Colombia viven 9,6% más preocupados y 5 % más deprimidos, concluye el primer diagnóstico de felicidad hecho por el Departamento Nacional de Planeación.

La sentencia puede tener razón. Si uno ve un noticiero de señal abierta puede acabar saturado de información miseria, es decir, de apuñalados, robos grabados en cámaras de seguridad, tragedias y accidentes de tránsito.

Pero más allá de esta crítica redundante con toda la prensa colombiana, es bueno saber lo que sufrimos. En otras palabras, es deber de todos tratar de informarnos realmente.

El costo que tenemos que pagar es alto. Cómo no vivir preocupados en Colombia –cuando no deprimidos- si dentro de poco se viene otra reforma tributaria; si los criminales de las FARC terminarán con asiento político, si en Arauca secuestraron a once arroceros y a nadie le importa, si literalmente aquí los niños se mueren de hambre.

El susodicho diagnóstico de felicidad está hecho para que el Gobierno desarrolle políticas públicas que mejoren la vida de sus habitantes. Y dice que las características de los colombianos más felices son: estar pagando una casa, tener un empleo formal, tener pareja, poder ahorrar, ser optimista ante el futuro, leer al menos un libro al año, tener posgrado, acceso a internet, ser hombre, vivir en una zona urbana o en Medellín y tener entre 26 y 35 años.

Esas son cifras y datos que no definen a nadie en particular. Pero más allá de sus conclusiones, sí que vale recordar el papel del ciudadano de estar al tanto de lo que sucede, el rol del Gobierno de facilitar el acceso a la información y del periodismo de hacerlo entender. A pesar de lo que cueste, a una concienzuda decisión le cabe su razón de felicidad.


http://www.kienyke.com/kien-escribe/noticias-colombia/#

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20