Posted by : Entre Notas Rosa martes, 24 de marzo de 2015

Por: Lucia Hernandez marzo 24, 2015

http://www.kienyke.com/

Las separan casi 2 mil millas, pero las une su rechazo a la discriminación de género.



El término feminismo ha sonado con frecuencia desde hace algunas décadas. Existe el feminismo anarquista, ateo, cristiano, liberal, radical. Sin embargo lo que tienen en común todos esos conceptos es la defensa de los derechos de las mujeres, a veces a ultranza, y la búsqueda de la igualdad de género. El activismo a favor de ellas se encuentra por montones en la red, pero Kienyke.com habló con dos de las blogueras más representativas del movimiento.
Mar Candela nació en Bogotá, pero fue criada en la Costa Atlántica y en el Magdalena Medio. Su historia no fue fácil; engrosó la lista del millón 742 mil niños, niñas y adolescentes -entre los 5 y 17 años- que trabajan en las calles en Colombia.
“Yo tuve que ser niña en las calles, no niña en el colegio”, dijo. Desde muy pequeña entendió que “nadie tiene la vida que quiere, sino la que le toca”. Antes de descubrir su vocación de vida fue comerciante, relacionista pública e hizo prensa a diferentes colectivos y todo esto sin ser bachiller.
“Cuando yo tenía 15 años y me fui de la casa, le dije a mi abuela que yo era ‘putamente’ libre, y 10 años después, cuando estaba en la marcha de las putas, unas artistas llevaron un cartel que decía la misma frase que yo le había dicho a mi abuela” comenta Mar Candela, quién lidera la Marcha de las Putas en Colombia, la cual tiene su origen en Canadá en el 2011, y ha sido muy bien recibida en países como  Estados Unidos, el Reino Unido, Australia, India, México, Argentina, Costa Rica, Perú, Ecuador y Uruguay.
Casada y con una hija de seis años decidió terminar el bachillerato hace dos años, y desde hace ocho es la ideóloga del movimiento. Su lucha no viene de la academia, ni de viajes a otros países; su batalla la ha vivido en carne propia y así descubrió su objetivo en la vida. “He sido feminista toda mi vida, era pro-mujer, pro-animales, pro-indígenas, y toda la vida he defendido los derechos de las mujeres. Pero yo no sabía que era feminista, porque era neófita, porque no había estudiado. Soy una mujer corriente y mi feminismo es para la mujer corriente, para la mujer ama de casa, para la que vende dulces” comenta la ideóloga bogotana.
El feminismo en Colombia
Intentó ingresar a diferentes grupos feministas en el país, pero en la gran mayoría la rechazaron debido a sus pocos estudios, y además porque asegura que el concepto del feminismo está muy dividido en Colombia, puesto que en ocasiones se convierte en algo político y pierde su propósito.
De esta manera decidió crear un grupo del cual hace cuatro años es ideóloga: el Movimiento Internacional Feminismo Artesanal,  la cual fue denominada de esa manera porque “pretendo tejer y destejer conceptos; pretendo que nos unamos en las concordancias y nos respetemos en las diferencias”.
Afirma también que no representa a las mayorías; representa a las minorías, a las trabajadoras sexuales y a las que se callan, y plantea la pregunta “¿No es deber ético del feminismo acoger a las mujeres sean o no sean feministas?”.
Aunque Candela es anarquista, el feminismo artesanal aclara que “no es anarquista”, puesto que ella fomenta su ideología, pero lo que pretende es “acoger a las mujeres con su filosofía de promover que cada una sea emancipadora de su propia vida”. Aclara también, que “no soy líder del movimiento, sino ideóloga del movimiento, es una ideología y la comparto. No quiero ovejas, ni soy pastora. Quiero que la mujer pueda verse al espejo y decir: esta soy yo, y salga a la calle al combate”.
Para el ocho de marzo Candela había convocado la marcha por la mujer. Ese mismo día también fue convocada la Marcha Por la Vida del profesor Antanas Mockus. Sin importar la pequeña coincidencia, siguió con la idea de marchar ese día. Durante la caminata, muchas mujeres se unieron a ella, pero cuando llegaron a la plaza de Bolivar no le permitieron dar su discurso, así que comenta:  “tuve que enfrentarme a la seguridad de Santos, finalmente llegué al escenario y me tocó hablar con Mockus y Petro, y sólo Dios sabe lo que hice para que me permitieran subir y dar el discurso que tenía preparado para los asistentes”.
Su pequeña hija, y su familia, son su inspiración y fuerza para seguir luchando por un mundo donde la mujer sea realmente libre, donde la mujer no deba sonreír a los hombres para obtener lo que desea y sobre todo, donde todos los derechos de la mujer sean respetados.
De Colombia a Perú  
Nina Nin tiene 32 años, estudia Literatura y trabaja como correctora de estilo. Desde hace 4 años empezó a escribir un blog sobre el feminismo, porque entendió el porqué de su rebeldía infantil y adolescente: “fue entonces que supe que mi rebeldía tenía nombre: se llamaba feminismo” comenta Nina.
“Conocí el feminismo en el verano del 2011 cuando leí el libro El segundo sexo, de Simone de Beauvoir. Recuerdo haberme sentido identificada con las situaciones cotidianas a través de las cuales ella explica la condición subordinada de la mujer en una sociedad patriarcal como la occidental.”, indica la peruana.
Esto la impulsó a recolectar artículos e imágenes sobre arte y cultura popular, que de alguna manera, podía analizarse desde una perspectiva feminista. Su idea era crear un espacio en el que los productos del entretenimiento o las obras artísticas sirvieron de punto de partida para hablar de temas feministas. Por ejemplo, de la violencia de género en la pareja analizando La Bella y la Bestia de Disney. O hablar del amor romántico analizando las letras de las canciones de Lady Gaga, Rihanna y Lana del Rey.
Así que decidió abrir un espacio para poder difundirlo de una manera clara, sencilla y entretenida. De esta manera nació Soy una Chica Mala,  sus lectoras provienen de diferentes partes del mundo, principalmente de México, España, Argentina, Colombia y Chile.
En Perú existen organizaciones feministas desde hace varias décadas como el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán o la ONG Manuela Ramos, pero también han comenzado a surgir diversos discursos que se difunden en las redes sociales como la página Feministas.
“No me interesa discutir con hombres machistas; me interesa construir espacios y proyectos al lado de mujeres feministas” comenta Nina sobre su objetivo y la experiencia que le ha dejado ser bloguera feminista, a pesar de que en momentos ha recibido comentarios y discursos patriarcales sobre su posición.
¿Cuál es su corriente feminista? 
El feminismo tiene voces distintas que lo conforman, dice Nina, “hay tantos tipos de feminismo que me van alimentando poco a poco de una diversidad de discursos que enriquecen mi perspectiva”. Indica también que lee a feministas que le hacen una crítica al movimiento,  como Audre Lorde desde su posición como lesbiana y afroamericana, e Itziar Ziga, desde su postura transfeminista.
Otros blogs feministas que transcienden en Perú son Sin Etiquetas y Paremos el acoso callejero.
Finalmente, un consejo que le puede dar Nina a las mujeres es “que se atrevan a cuestionar lo que nos enseñan desde pequeñas, sobre todo cuestionar aquellas normas creadas por el solo hecho de ser mujeres y que restringen nuestras libertades”.
Una vez el movimiento feminista en el mundo crece y ratifica su posición e ideales pro-mujeres sin importar las diferencias sociales y económicas en las que se encuentran.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20