Al menos 225 muertos por el terremoto de 7,1 grados que ha sacudido México

Tomado de  lavanguardia.com Hay al menos 39 edificios derruidos, escapes de gas y heridos en la capital del país Un fuerte  ...

Posted by : Entre Notas Rosa viernes, 19 de diciembre de 2014


Los bailarines que marcaron el paso en otros días tendrán su espacio en la edición de 2014.

 
Édgar Herrera y Yolanda Hernández, bailarines.
Foto: Santiago Saldarriaga / EL TIEMPO
Édgar Herrera y Yolanda Hernández, bailarines.
En una época en Cali, hace más de 30 años, los días de la semana se reconocían con nombres de discotecas. Era el frenesí de una ciudad que asimilaba la salsa.
El lunes se llamaba Honka Monka; el martes, La Manzana; el miércoles, Escalinata; el jueves, Cabo Rojeño, y el viernes, Séptimo Cielo.
En esa ciudad empezó a ‘tirar paso’ Édgar Herrera, hoy de 76 años, quien evoca en sus recuerdos los momentos que vivió en las discotecas de la ciudad.
“La base primordial fue Séptimo Cielo, decano de los griles caleños. Recuerdo que los lunes eran lo máximo. En el día estábamos en un lugar y por la noche, en otro”, dice entre risas Herrera, conocido con su esposa Yolanda Hernández como ‘Los reyes del bolero y el son’.
Santiago Saldarriaga / EL TIEMPO
Y su trayectoria será reconocida en la Feria de Cali, que empieza el 25 de diciembre y termina el 30. Herrera y Hernández estarán en la tarima salsera de la Calle de la Feria, que vuelve a hacer parte de la celebración, el 26 de diciembre, en reemplazo de la cabalgata.
Y es que Cali es una ciudad salsera desde hace décadas. En 1974, el periodista cubano José Pardo Llada, creador del Movimiento Cívico, con el cual quiso impulsar su carrera política, creó el primer campeonato de salsa que tuvo la ciudad, en el que participaron muchos de los bailadores que hasta ese momento solo eran conocidos en la rumba, entre las melodías de Richie Ray y Bobby Cruz y otros músicos.
Gary Domínguez, coleccionista con más de 5.000 discos en su poder, asegura que la salsa es un sonido que se adueñó de cada rincón de Cali. “A pesar de que en sus inicios solo fue un ritmo que sonó gracias a los afectos de las clases populares, empezó a tomar fuerza por los campeonatos y los concursos”, afirma Domínguez.
“La gente realmente se entusiasmó desde el primer campeonato, fue una locura, y al final, y con mucho mérito, el ganador fue ‘Watussi’”, dice Hernández.
Walter Rivas Cuero, ‘Watussi’, cuenta Umberto Valverde en sus escritos, “dejaba charcos del sudor en las baldosas que gozaban con los golpes de sus pasos y sus saltos en el aire”.
Así como él también salieron a la luz personajes como Amparo Arrebato, Jimmy Boogaloo y otros que descrestaron con su estilo, cultivado en griles y agua’e lulos (fiestas populares), “con pasos que ellos mismos se inventaron y acrobacias que nadie más podía igualar”, asegura Herrera.
Santiago Saldarriaga / EL TIEMPO
Con el tiempo, ‘Watussi’ hizo su vida lejos de Colombia y muchos bailadores continuaron con sus labores cotidianas, pero no dejaron de buscar el baile para evocar sus días de gloria. “El bailador de esa época tenía otras obligaciones, el baile no era una profesión realmente”, dice Herrera con nostalgia.
El reencuentro
Herrera y Hernández, esposos y pareja de baile desde hace 20 años, se conocieron a mediados de los 90 en Milonga, una discoteca ubicada sobre la calle Quinta, en el sur de la ciudad. Al ver cómo bailaban, el dueño del lugar les ofreció crear un grupo para hacer presentaciones, y así se dedicaron a dar clases.
“Yo creo que nosotros somos bailadores porque nos hicimos de otra forma. Los de hoy son bailarines, están más preparados y hacen más piruetas, lo de nosotros era bailar”, dice Herrera.
En el 2009, otro bailador, Carlos Paz, conocido como ‘El resortes colombiano’, creó la Fundación La Vieja Guardia, un espacio que se propuso reconocer a esos bailadores de otras épocas para que tuvieran un lugar en la historia que se forjó en los griles caleños.
Gracias a esa fundación, la Secretaría de Cultura y Turismo de Cali logró visibilizar, a través de diferentes actividades con universidades e instituciones, a los bailadores de antaño.
En principio fueron alrededor de 30 los que hicieron parte de la fundación, pero poco a poco se retiraron, menciona Hernández.
Sin embargo, la pareja de esposos siguió adelante con su academia de baile en el barrio La Esmeralda, en el norte de la ciudad, donde trabajan con las nuevas generaciones y a donde les llegó la noticia de que tendrán un espacio en la Calle de la Feria.
“Creo que es un reconocimiento a la labor de tantos años, se está haciendo justicia con nosotros, porque es muy importante no olvidar el pasado. Gracias a nosotros, la salsa en esta ciudad se respeta como una tradición”, asegura Herrera.
Las cuatro tarimas que desfilarán el 26 de diciembre en la Calle de la Feria tendrán salsa, vallenato, son y bolero. En la última irán Édgar y Yolanda, por el recuerdo de sus mejores años y por la salsa, que no envejece.
Y es que, según Herrera, el secreto de la eterna juventud, definitivamente, está en “bailar, bailar, bailar y bailar”.
El 25 de diciembre
10:30 a. m., inauguración de la estatua de Edulfamid Molina Díaz ‘Piper Pimienta’, en el parque de la Alameda.
5 p. m., Salsódromo, Autopista Suroriental entre carreras 39 y 53, sentido sur-norte. Boletas: 80.000 pesos en www.tuboleta.
com.
9 p. m., concierto inaugural, Canchas Panamericanas.
MIGUEL ÁNGEL ESPINOSA
CALI
Corresponsal de EL TIEMPO

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20