En Riohacha: Cuatro personas muertas y dos lesionadas con armas de fuego en 24 horas

Dos personas muertas y una lesionada por impactos de armas de fuego, dejó un enfrentamiento registrado la noche de este lunes 18 de septiem...

Posted by : Entre Notas Rosa domingo, 30 de noviembre de 2014

s










Wilmar Medina/Redacción WEB/ AP/ Fotos: Captura TV/ Reuters
domingo 30 de noviembre de 2014 05:25 PM
La actriz Florinda Meza, conocida como “Doña Florinda” por su papel en la comedia “El Chavo del Ocho”, rompió en llanto durante el emotivo homenaje que le rindieron a su esposo Roberto Gómez Bolaños, “Chespirito”, quien falleció el viernes.

En el Estadio Azteca, en México, se dieron cita miles de admiradores del genio de la comedia que regaló risas al mundo durante más de cuatro décadas.



Disfrazados de “El Chapulín” y “El Chavo”, decenas de niños cantaron frente al féretro del comediante: “Por siempre, gracias “Chespirito”, exclamaron y luego abrieron unas cajas blancas de las que salieron volando palomas blancas. Sin poder contener el llanto por muchos segundos, “Doña Florinda” rompió en llanto abrazada de familiares.


Posteriormente, un grupo de mariachis entonó una serenata. Con la música tradicional mexicana de fondo, cargaron en hombros el féretro, mientras los asistentes le lanzaban rosas blancas.

“Chespirito”, murió a los 85 años en su casa en Cancún. El fallecimiento impactó al mundo cultural, deportivo y político de México y el continente, donde millones de niños crecieron disfrutando de las míticas series de Gómez Bolaños, que aún hoy siguen siendo retransmitidas en muchos países.

Miles de personas llegaron este domingo al Estadio Azteca de la ciudad de México para rendirle un homenaje póstumo al comediante.

                            Así despiden a "Chespirito" en México por diario panorama


"¡Chespirito, Chespirito!", corearon los miles de asistentes mientras aplaudían a la entrada del féretro a la cancha del Estadio Azteca. "¡Chavo, Chavo!" y "¡Se ve, se siente, el Chavo está presente!", gritaron después.

A punto de entrar a la cancha del estadio, miles de niños disfrazados como el Chapulín Colorado recibieron el féretro.




Muchos iban ataviados como los personajes creados por Gómez Bolaños, pero sobre todo con playeras rojas, el color de El Chapulín Colorado, un héroe inusual que era descrito como "más ágil que una tortuga" y "más fuerte que un ratón".

Su viuda, Florinda Meza, y familiares llegaron hasta el centro del estadio. Sus hijos llevaban camisetas rojas del Chapulín con un corazón amarillo y las letras CH en el pecho.


“Gracias por hacernos reír” y “Síganme los buenos” se leía en algunos estampados en playeras que la gente portaba.

“Pensé que la gente así no se muere”, dijo Gilberto Romero, un hombre de 47 años que arribó con su esposa y sus tres hijos hasta el estadio al sur de la capital del país, donde miles de fanáticos llegaban desde la mañana para darle un adiós al creador de personajes queridos por millones en Latinoamérica como El Chavo del Ocho y El Chapulín Colorado.

María Laredo, una mujer de 86 años, llegó con su hija Angélica Herrera de 48.


“Es muy chistoso, lo recuerdo de siempre; se lo enseñé a mis hijos”, dijo Laredo, mientras su hija añadió: “Nos ha marcado a muchas generaciones, le gustaba a mi mamá, me gusta a mí y hasta le gusta a mi nieto que tiene tres años”.

Aunque muchas personas iban disfrazadas como personajes de Chespirito, y varios llevaban gorros como los que usaba El Chavo del Ocho, lo que más se veía eran las “antenitas de vinil”, como las que ayudaban al Chapulín Colorado a detectar la presencia de enemigos.

“Es mentira eso que dice que sólo gustaba a gente más humilde, gustaba a todos”, dijo Judith Robles, de 25 años y responsable de relaciones públicas en un hospital de la ciudad norteña de Monterrey, mientras trataba de superar la indecisión de qué antenitas comprar.

El féretro con los restos del comediante, escritor y guionista partió poco antes del mediodía de instalaciones de la cadena Televisa, para la que trabajó toda su vida, y se dirigía al estadio a bordo de un vehículo descubierto y forrrado de rojo.

Protegido el féretro con un acrílico, en la plataforma también se observaban dos esculturas, una del Chavo del Ocho y otra del Chapulín Colorado, y varios ramos de flores blancas.



En el Estadio Azteca la gente podía seguir en dos grandes pantallas el recorrido del féretro.
La gente ocupaba hacia el mediodía no más de una tercera parte del estadio, con capacidad para 100.000 personas.



Los restos de Gómez Bolaños fueron trasladados el sábado de Cancún a la capital mexicana, donde el comediante nació y vivió hasta 2009, y fueron velados en las instalaciones de Televisa, la empresa con la que trabajó durante cuatro décadas.

Allí,unas 400 personas entre ejecutivos y antiguos compañeros le ofrecieron una misa y un homenaje privado frente a un altar flanqueado por dos grandes fotografías suyas.

Algunos admiradores se acercaron a su casa de Cancún a despedirle y a alguna de las calles por las que pasó el sábado el cortejo fúnebre, pero será el domingo al mediodía cuando tenga lugar la despedida masiva.








Noticias Relacionadas












Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20