Alcaldía anunció inversiones para obras en Riohacha

La alcaldesa encargada del Distrito de Riohacha, Isseth Tatiana Barros Brito anunció la construcción de varias obras para su jurisdicción t...

Posted by : Entre Notas Rosa viernes, 31 de octubre de 2014




  • A sus múltiples beneficios se sumó el anuncio de un aumento de 45 por ciento en sus ingresos.

Por: VALENTINA LARES MARTIZ |

Un militar de alto rango gana más que un profesor universitario con doctorado y un médico con maestría.
Foto: Reuters
Un militar de alto rango gana más que un profesor universitario con doctorado y un médico con maestría.

Desde el año pasado tienen su propia estación de televisión y su banco, aunque desde años atrás gozan de ventajas como créditos para carros y casas, pero este martes les cayó de sorpresa otro beneficio: un aumento de 45 por ciento del sueldo, el segundo del año porque en enero ya tenían aprobado uno de 30 por ciento.

Se trata de los militares venezolanos, el único grupo profesional venezolano realmente privilegiado por la “revolución bolivariana”.

Desde el año en que asumió la primera magistratura, en 1999, el presidente Hugo Chávez sistematizó aumentos continuos para sus colegas de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) que no excedieron el 30 por ciento anual hasta el año 2003, de gran crisis económica por el paro petrolero y tras el fallido golpe de Estado del año 2002 pero de la cual salieron fortalecidos, pues para 2004 vieron un aumento de su salario entre 40 y 60 por ciento.

De 2005 a 2009 se retomó la senda del incremento anual a los militares de 30 por ciento, acorde con el del salario mínimo que decretaba el gobierno cada año para el resto de los empleados públicos, que incluso llegó a ser mayor un par de veces.

Fueron tiempos en los que el entonces Presidente consolidó como base de su gobierno a la “unión cívico-militar”, una delicada balanza que en lo que a salarios se refiere desde el 2010 empezó a inclinarse a favor de los uniformados con un aumento de 40 por ciento.

Al año siguiente fue de 50 por ciento, en el 2013 fue de 60 por ciento y cerrará el 2014 con un aumento total de 75 por ciento.

En los últimos tres años los incrementos salariales a los militares superaron el que tradicionalmente se hace al salario mínimo, y vale aclarar que desde el año 2000 no se decreta en Venezuela un aumento general de sueldos y salarios.

La creciente inflación venezolana justificaría decisiones como esta –a pesar de que agravan la espiral inflacionaria- pero con el último aumento a los militares el presidente Maduro levantó todo tipo de suspicacias tanto por las terribles condiciones salariales del resto de los empleados públicos como por la caída en su popularidad.

Mientras que el militar de máximo rango de las FANB con 25 años de experiencia –un mayor general- a partir de noviembre comenzará a ganar 30.000 bolívares mensuales (unos 600 dólares a la tasa oficial más alta), un profesor universitario con doctorado y 15 años de experiencia sigue teniendo un sueldo de 15.500 bolívares (310 dólares) y el maestro de escuela con posgrado y 25 años de trabajo obtiene una remuneración de 9.785 bolívares (195 dólares), lo mismo que gana un médico con maestría.

“Existe una política discriminatoria e impulsiva a la hora de fijar salario en el sector público”, advierte a EL TIEMPO Froilán Barrios, directivo del Frente Autónomo en Defensa del Salario y el Sindicato.

“Es claro que en su momento Chávez y ahora Maduro pretenden tener un apoyo comprado con estos aumentos. Mi criterio es que buscan garantizarse una lealtad, porque de otra forma no se justifica que los militares ganen hasta cinco veces más que un funcionario público. Pero no es solo el sueldo. Tienen seguridad social, carros, créditos, privilegios groseros frente a la situación del resto de los trabajadores”.

Solo en marzo de este año el Ministerio de Defensa regaló 15 carros nuevos “en reconocimiento” a guardias nacionales y el mes pasado se otorgaron con facilidades de crédito otros 118 vehículos a la “tropa profesional”.

Esta misma semana se anunció una “feria” solo para efectivos militares en la que 800 de ellos podrán comprar electrodomésticos a bajos precios y se anunció la pronta entrega de 80 viviendas a guardias nacionales.

En contraparte, el gobierno venezolano congeló hace ocho años la discusión de los contratos colectivos (aunque la ley establece que deben renovarse cada tres años) con sectores tan importantes como los trabajadores petroleros, los de la administración pública en general y los trabajadores de las empresas del hierro y el aluminio del sur del país.

Aunque este año se estima que la inflación alcanzará 70 por ciento, para 2015 a los profesores universitarios les aprobaron montos de salarios correspondientes al año 2013. Los consentidos son otros.


VALENTINA LARES MARTIZ

Corresponsal de EL TIEMPO

CARACAS



















Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20