En Riohacha: Cuatro personas muertas y dos lesionadas con armas de fuego en 24 horas

Dos personas muertas y una lesionada por impactos de armas de fuego, dejó un enfrentamiento registrado la noche de este lunes 18 de septiem...

Posted by : Entre Notas Rosa jueves, 9 de octubre de 2014


Este delito seguirá aumentando y, pese a las capturas, la mayoría de delincuentes quedan libres.

 
Expertos en el tema aseguran que los ladrones le apuntan a elementos que puedan vender, como celulares, portátiles y bicicletas.
Foto: Ilustración de EL TIEMPO
Expertos en el tema aseguran que los ladrones le apuntan a elementos que puedan vender, como celulares, portátiles y bicicletas.
Pese a las estrategias de seguridad implementadas por la Policía Nacional para combatir el hurto a personas en Colombia, la tendencia del delito en el país es ascendente.
Según un informe de la Dirección de Seguridad Ciudadana de la entidad, en el primer semestre del año ocurrieron 45.044 robos, y, según las proyecciones de los expertos de la Policía, al finalizar el año, el país terminaría con 104.732 hurtos, lo que significaría un 15 por ciento más que en el 2014, cuando se registraron 93.742 reportes.
Aunque estas cifras están disparadas por el robo de celulares, no es lo único que les quitan a los transeúntes, pues los ladrones también están detrás de portátiles y hasta de bicicletas.
Según la Policía, aunque en las principales capitales se concentra el mayor número de robos, es en las ciudades intermedias donde el fenómeno es más alto, teniendo en cuenta su densidad poblacional.
Por eso, pese a que en la capital del país en los primeros seis meses del año ocurrieron 4.446 atracos, es Bucaramanga, con 1.049 casos, la capital que lidera la lista de este delito teniendo en cuenta el número de habitantes.
En la capital de Santander, en el centro y los sectores comerciales de Cabecera y San Francisco ocurren, según los afectados y la Policía, gran parte de los robos.
Los atracos pueden ocurrir en una calle, a plena luz del día, como le pasó a la estudiante universitaria Camila Gómez, quien fue sorprendida en el cruce de la carrera 27 con calle 56, por un hombre que la amenazó con un cuchillo y le dijo: “mona, deme el celular o le ‘rayo’ la cara”. Pero también pueden ocurrir en Metrolínea, el sistema de transporte masivo de la ciudad, donde a Alejandra Flórez, una viajera, le sacaron del bolso el celular y la billetera.
Pero no todo pasa en las capitales. Según los datos de la Policía, Salento, un pequeño municipio turístico del Quindío, es donde en el primer semestre ocurrieron más atracos, por cada 10.000 habitantes. Sin embargo, el comandante de la Policía en el Quindío, coronel Ángel Hugo Rojas, argumenta que fueron 13 casos, la mayoría a turistas de otros países. “Un solo caso dispara las cifras por ser un municipio de pocos habitantes, el año pasado fueron 45 casos y este año a la fecha solo van 17”, dijo.
Gustavo Patiño, cafetero y empresario turístico del municipio, dijo que hubo hurtos, pero “esto se corrigió y hasta tenemos una red de cooperantes con la Policía y vivimos tranquilos”.
Las modalidades empleadas por los ladrones están identificadas por la Policía, que destaca que 7.094 casos de hurto son a través del cosquilleo y el raponazo, modalidades que presentan un incremento del 13 y 14 por ciento este año.
Para las autoridades, los lugares que se convirtieron en los mayores centros de cosquilleo son los sistemas integrados de transporte masivo. Ante el panorama, la Policía dice que se focalizan en las 10 ciudades con más robos, donde se concentra el 70 por ciento de la problemática a nivel nacional.
En ellas se procederá a crear un fiscal destacado para el hurto de celulares, caso que ha sido exitoso en Bogotá, y se instalarán puntos de denuncia en los sistemas de transporte masivo.
A diario hay 76 robos en Bogotá
El hurto a personas en Bogotá no cede: según una investigación del Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (Ceacsc), de la Secretaria de Gobierno, a agosto se han cometido 18.494 robos.
El informe también revela que las localidades más afectadas por el delito son Kennedy (2.010 reportes), Suba (1.883) y Chapinero (1.698). Calculos del CEACSC indican que 76 personas serían víctimas a diario, y que las modalidades que se imponen en la ciudad son el factor oportunidad y el atraco.
De 11.313 capturados durante el 2.014 han ido a prisión 1.828
El mayor Luis Fernando Atuesta, jefe del grupo investigativo de los delitos contra la información de la Dijín, explicó que las autoridades concentran sus esfuerzos en golpear los ingresos de las bandas.
¿Por qué atacar a las bandas que reciben los elementos robados y no a los ladrones en las calles?
Desde el punto de vista investigativo nos queda muy complicado seguir a un ladrón. Entendimos que es más importante quitarle la plata al bandido que llevar al ladrón a la cárcel. Por ejemplo, en el centro de Bogotá, si el delincuente pierde su local (de celulares robados, por ejemplo), nos da más resultado que llevar al ratero tres años a prisión porque el negocio va a seguir. Cuando empezamos a golpearlos con la plata, el negocio se cae.
¿Y qué pasa con los ladrones en las calles?
Del total de capturas que se han dado este año (11.313 por robos), 1828 tienen medida de aseguramiento.
Tenemos una gran dificultad cuando se captura a una persona en la calle, a un simple ladrón; es muy complicado tipificar la receptación, por criterios de Fiscalía, pues es un delito de menor cuantía.
Cuando es un hurto en la calle y se descubre en flagrancia, se va a la URI, el Fiscal de turno puede interpretar que no es un hecho mayor. Hay fiscales que no se desgastan en ello.
¿Cuáles son las nuevas estrategias de los ladrones?
Debido a los controles de la Fiscalía y la Policía, a los ladrones se les dificulta llevar el elemento a donde los receptores. Lo que hacen es contactar a la víctima para pedirle una suma de dinero y entregarles el móvil. De los hurtos pasaron a las microextorsiones.
¿Qué pasa con las ciudades donde más atracan?
Tiene que ver con la densidad demográfica, donde hay más número de población, hay más hurtos. En Bogotá, los robos en su gran mayoría son por cosquilleo o raponazo. La gente solo denuncia cuando hay atraco.
La mayoría de los ladrones se mueve a pie
Según el estudio de la misma Policía, el 74 por ciento de los victimarios que asaltan a las personas lo hacen caminando. Para Hugo Acero, experto en seguridad ciudadana, es un problema que no tiene que ver con la Policía, sino con las administraciones locales.
En su análisis explica que en las ciudades hay invasión de espacios públicos, situación que genera desorden y caos facilitándole la acción al ladrón, que en la calle se siente como un rey.
Estos escenarios, que son comunes en los centros de las ciudades de Colombia, son propicios para el accionar de los delincuentes, que en las multitudes, a través de la modalidad del cosquilleo, roban a desprevenidos sin que estos se den cuenta.
El experto asegura que la iluminación en las ciudades es clave para disminuir la tendencia ascendente de los atracos. En otros sectores el deterioro por las basuras y la presencia de habitantes de calle contribuye a generar zonas rojas que los atracadores tienen identificadas.
Los ladrones tienen estudiados los movimientos de la Policía y el lugar idóneo para delinquir, y además, los momentos y lugares precisos para atracar a las personas.
“No es solo el tema del pie de fuerza de la Policía ni el desorden de la ciudad, hay una capacidad de los delincuentes para conocer los terrenos donde caen sus víctimas. Conocen la lógica del enemigo”, dice.
El informe de la Policía también revela que los victimarios cometen el delito en motocicletas en un 10 por ciento e, incluso, el uno por ciento usa la bicicleta para escapar.
Las bicicletas siguen en la mira
Los celulares, de lejos, por su facilidad, son los más apetecidos por los delincuentes, pero no es lo único que se roban en el país. Los otros elementos que los ladrones tienen en la mira son el dinero y los documentos, que por ser objetos pequeños y de fácil desplazamientos son blanco para los ladrones.
Otro de los objetos que llama la atención a las autoridades es el hurto de bicicletas, en la mayoría de casos mediante atraco armado. El especialista en seguridad ciudadana Hugo Acero señala que este es un mercado atractivo para los delincuentes, quienes tienen estudiadas las zonas y a las personas que usan este medio de transporte. Lo mismo ocurre con los computadores portátiles, pues en el mercado negro son elementos que tienen salida, así que si lo roban podrán venderlo fácil.
Acero destaca que los criminales no se roban algo que no tenga valor en el comercio. Concluye que las autoridades deben prestarle toda la importancia al delito, porque no es solo el atraco, sino el componente de violencia que puede generar lesiones y muertes.
Cristian Ávila Jiménez
Redactor de Nación
Con reportería de Bucaramanga y Armenia.

MÁS NOTICIAS

TEMAS RELACIONADOS A ESTA NOTICIA

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Powered by blogger Sandaniel20